Documentos.

 

Documento 67.

Petición al zar de los obreros de San Petersburgo.

            ¡Señor! Nosotros, obreros de San Petersburgo, nuestras mujeres e hijos llegamos ante ti para solicitar justicia y protección. Hemos caído en la miseria; se nos oprime, se nos carga de trabajo excesivo, se nos insulta..., se nos trata como a esclavos que deben soportar pacientemente su amargo y triste destino y su silencio...

            Nuestra primera demanda era que nuestros patronos examinasen, conjuntamente con nosotros, nuestras peticiones; pero esto mismo nos ha sido rechazado, se nos ha negado el derecho a hablar de nuestras peticiones escudándose en que la ley no nos reconoce este derecho.

            También, ha sido hallada ilegal nuestra demanda de disminuir el número de horas de trabajo hasta ocho horas diarias; de establecer nuestro salario conjuntamente...

            ...Rusia es demasiado grande, sus necesidades muy variadas e importantes para que pueda ser gobernada exclusivamente por los funcionarios... Ordena inmediatamente convocar a los representantes de todas las clases y órdenes del pueblo ruso. Y para esto manda que las elecciones a la Asamblea Constituyente se hagan según el sufragio universal, secreto e igual. Esta es nuestra petición más importante.

Petición redactada el 8 (21) de enero de 1905, texto publicado en El Europeo, el 4 de febrero de 1905.

 

Documento 68.

El Manifiesto de Octubre.

             La agitación, en las capitales y en numerosas regiones de nuestro Imperio, llenan Nuestro corazón de una gran pesada pena. El bienestar del soberano ruso es inseparable del bienestar de sus pueblos, y el dolor de éstos es su dolor. El gran voto del juramento imperial Nos ordena esforzarnos con toda la potencia de Nuestra razón, con toda la fuerza de Nuestra autoridad, para poner fin lo más pronto posible a esta agitación tan peligrosa para el Estado... Nos, imponemos al gobierno la obligación de ejecutar nuesta voluntad inflexible:

1º Conceder a la población la libertad civil, establecida de una manera inquebrantable sobre la base de la inviolabilidad personal, y las libertades de conciencia, de reunión y de asociación.

  No obstaculizar las elecciones a la Duma imperial y admitir la participación en las elecciones de las clases de población que han sido privadas hasta ahora del derecho de voto.

3º Establecer una regla inquebrantable que cualquier ley no será efectiva sin la sanción de la Duma Imperial y que los representantes del pueblo tendrán los medios para participar realmente en el control de la legalidad de los actos realizados por los miembros de Nuestra administración.

Decreto Imperial de 30 de octubre de 1905.

 

Responde a las siguientes cuestiones:

1)     ¿A qué agitaciones se refiere el texto?

2)     ¿ Con qué objetivo firma el zar este decreto que recortaba su poder? ¿Logró ese objetivo?

3)     Explica el significado de la frase:

 “...Establecer una regla inquebrantable que cualquier ley no será efectiva sin la sanción de la Duma Imperial...”

 4) ¿Sería el nuevo régimen plenamente liberal?

 

Documento 69.

Primera declaración del gobierno provisional, 6 de marzo de 1917.

             “Ciudadanos del Estado ruso:

            Un gran acontecimiento se ha producido. El antiguo régimen ha sido derrocado gracias al poderoso impulso del pueblo ruso. Ha nacido una Rusia libre y nueva. Este gran derrocamiento corona numerosos años de combate.

            El acta promulgada el 17 de octubre de 1905 por la presión de las fuerzas populares sublevadas había prometido a Rusia libertades constitucionales. Estas promesas no fueron cumplidas. La Duma -portavoz de las esperanzas populares- fue disuelta. La segunda Duma corrió la misma suerte. Incapaz de quebrantar la voluntad popular, el gobierno decidió, mediante el decreto del 3 de junio de 1907, quitar al pueblo parte de sus derechos a participar en la obra legislativa, previamente concedidos. Durante nueve largos años el pueblo fue privado progresivamente de los derechos que había conquistado. Una vez más el país se hundió en un abismo de absolutismo y de arbitrariedad. Todos los intentos de hacer entrar en razón al gobierno fueron inútiles y la gran conflagración mundial a  la que el enemigo arrastró a la madre patria le sorprendió en un estado de postración moral, de indiferencia por el futuro de la patria, ajeno al pueblo y hundido en la corrupción.

            En su unanimidad, el entusiasmo revolucionario del pueblo, plenamente consciente de la gravedad del momento, y la determinación de la Duma del Estado han constituido de mutuo acuerdo, el gobierno provisional. Éste considera sagrados su deber y su responsabilidad de satisfacer las esperanzas populares y de conducir al país por el preclaro camino de un régimen libre y cívico.

            El gobierno cree que el espíritu de profundo patriotismo manifestado durante la lucha contra el antiguo régimen inspirará a nuestros valientes soldados en los campos de batalla. Por su parte, hará cuanto esté en su mano para proveer de lo necesario al ejército a fin de llevar la guerra a su final victorioso. El gobierno considerará como sagradas las alianzas que nos ligan con  otras potencias y respetará puntualmente los acuerdos firmados con nuestros aliados...

            Paralelamente a las medidas que se tomen para defender al país del enemigo exterior, el gobierno considerará como deber esencial suyo permitir que se exprese la voluntad popular en lo que concierne a la elección de un régimen político, y con sufragio universal directo, igual y secreto, garantizando al mismo tiempo la participación en las elecciones de los valientes defensores de la tierra de nuestros antepasados, que actualmente dan su sangre en los campos de batalla. La asamblea constituyente promulgará las leyes fundamentales que garanticen los inalienables derechos del país a la justicia, la libertad y la igualdad.”

                                       Documento 70.

Las tesis de abril de Lenin (3-IV-1917)

            1.(...) El proletariado con conciencia de clase puede dar su asentimiento a una guerra revolucionaria, que justifique realmente el defensismo revolucionario, sólo bajo las siguientes condiciones: a) que el poder pase a las manos del proletariado y de los sectores más pobres de los campesinos, aliados del proletariado; b) que se renuncie de hecho, y no sólo de palabra, a todas las anexiones; c) que se rompa realmente y de modo absoluto con todos los intereses de los capitalistas (...).

            2. La peculiaridad del momento actual en Rusia es el paso de la primera etapa de la revolución, que ha dado el poder a la burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia de clase

y de organización,  a su segunda etapa, que debe poner el poder en manos del proletariado y de los sectores más pobres de los campesinos (...).

            3. Ni el menor apoyo al gobierno provisional; demostrar la falsedad absoluta de todas sus promesas, especialmente las que se refieren a la renuncia a las anexiones...

            4. Reconocer que en la mayor parte de los soviets de diputados obreros nuestro partido está en minoría, y, por el momento, una minoría pequeña, frente al bloque de todos los elementos pequeño burgueses oportunistas...

            5. No una república parlamentaria, sino una república de los soviets de diputados obreros, peones rurales y campesinos, en todo el país, de abajo a arriba.

            Supresión de la policía, del ejército y de la burocracia (es decir, sustitución del ejército regular por el pueblo armado).

            6. En el programa agrario, trasladar toda la atención a los soviets de diputados peones rurales.

            Confiscación de todas las tierras de los terratenientes.

            Nacionalización de todas las tierras del país, de las que dispondrán los soviets locales de diputados peones rurales y campesinos (...).

            7. Fusión inmediata de todos  los bancos del país en un banco nacional único, sometido al control de los soviets de diputados obreros.

            8. Nuestra tarea inmediata no es la introducción del socialismo, sino sólo poner en seguida la producción social y la distribución de productos bajo el control de los soviets de diputados obreros.

 

Documento 71.

Primeras medidas del Gobierno bolchevique.

            El gobierno provisional ha sido depuesto; la mayor parte de sus miembros han sido arrestados. El poder soviético propondrá una paz democrática inmediata a todas las naciones. Procederá al traspaso a los comités de campesinos de los bienes de los terratenientes, de la Corona y de la Iglesia... Establecerá el control obrero sobre la producción, asegurará la convocatoria de la Asamblea Constituyente..., asegurará a todas las nacionalidades existente en Rusia el derecho a disponer de sí mismas...            

Segundo Congreso de los Soviets, celebrado entre el 24 y el 25 de Octubre de 1917.

 

Documento 72.

Lenin disuelve la Asamblea Constituyente.

            La Asamblea Constituyente, elegida con arreglo a listas confeccionadas antes de la Revolución de Octubre, era la expresión de la antigua correlación de fuerzas políticas, cuando ejercían el poder los conciliadores y los demócratas constitucionalistas. Al votar entonces el pueblo por candidatos del partido eserita, no podía elegir entre los eseritas de derecha, partidarios de la burguesía y eseritas de izquierda, partidarios del socialismo (...) De modo que esta Asamblea Constituyente que debía ser la coronación de la república parlamentaria burguesa, tenía forzosamente que atravesarse en el camino de la Revolución de Octubre y del poder de los Soviets.

            (...) Es evidente que el resto de la Asamblea Constituyente no podía representar por esta razón más que el papel de pantalla para disimular la lucha de los contrarrevolucionarios por el derrocamiento del Poder de los Soviets.

            Por cuyas razones, el Comité Ejecutivo Central acuerda: Queda disuelta la Asamblea Constituyente.

            Lenin: Proyecto de Decreto disolviendo la Asamblea Constituyente, 6 de enero de 1918.

 

Documento 73.

La guerra civil vista por Lenin.

 Por otra parte, no es difícil convencerse de que, en toda transición del capitalismo al socialismo, la dictadura es imprescindible por dos razones esenciales. En primer término, es imposible vencer y desarraigar el capitalismo sin aplastar de manera implacable la resistencia de los explotadores, que no pueden ser privados de golpe de sus riquezas, de las ventajas que les proporcionan su organización y sus conocimientos y que, en consecuencia, se esforzarán inevitablemente, durante un período bastante prolongado, por derrocar el odiado poder de los pobres. En segundo término, toda gran revolución, especialmente una revolución socialista, es inconcebible sin guerra interior. Y la guerra civil lleva implícita una ruina mayor aún que la ocasionada por la guerra exterior...

Lenin habla sobre la guerra civil.  

 

Realiza el comentario de la caricatura de la izquierda.

   

Lenin barriendo el capitalismo.

 

 

La Guerra civil rusa.jpg (111727 bytes)

Mapa de la Guerra Civil Rusa. Pinchando sobre él se ve en grande.